Modelos de televisión pública. Un análisis comparativo. El caso Español (Por Carlos García Martín)

¿Cómo funciona la televisión pública? ¿Quién la financia? ¿Quién elige sus contenidos? ¿A quién debe estar dirigida? Y quizá la pregunta más importante: ¿son realmente necesarias?

Estas y otras cuestiones son las que surgen cuando se trata un tema como el de las televisiones públicas. Para tratar de responder de la forma más completa a éstas y otras preguntas que irán surgiendo, en la siguiente nota de investigación se tiene la intención de hacer un análisis comparativo entre distintos modelos de televisión pública en el mundo para conocer las distintas posibilidades y opciones que distintos gobiernos de distintos países han elegido para gestionar sus radios y televisiones.

Se tratará con atención especial el tema de la financiación, intentando comprobar si un modelo de financiación frente a otro puede influir en la calidad de los contenidos.

En nuestro análisis comparativo nos fijaremos en los modelos de Estados Unidos, el alabado modelo inglés, y los países de nuestro entorno más cercano como Italia, Alemania y Francia. Por último nos fijaremos con especial atención en el maltrecho sistema de televisión pública español.

Para comenzar nuestra investigación, definiremos qué es una televisión pública  de acuerdo con la definición que da la British Broadcasting Corporation (2013).

La radiodifusión pública son los servicios de radio, televisión y otros medios de comunicación electrónicos que reciben financiación de los contribuyentes. Para su mantenimiento, y dependiendo de cada país, las compañías se financian mediante donaciones voluntarias, impuestos generales o una tasa específica. En determinados casos, se permite también la emisión de publicidad comercial. 

A continuación analizaremos, tal y como se adelantó en la introducción a esta nota de investigación, los distintos modelos de televisión pública en los distintos países de Europa. Pese a que nos referiremos constantemente y únicamente a la televisión y dejaremos a un lado la radio, normalmente poseen el mismo modelo de gestión y financiación.

El modelo inglés

Inglaterra puede vanagloriarse de tener, a juicio de muchos, la televisión pública de más calidad entre sus homólogas europeas. La BBC (Corporación británica de radiodifusión) fue fundada en 1922, iniciando su andadura en radio y 10 años después en televisión. Emite para todo el Reino Unido y sus islas. Es el mayor consorcio de comunicación del mundo con más de 23.000 empleados. La cadena es totalmente independiente y no influye en sus contenidos quién gobierne en un determinado momento.

La BBC tiene 10 canales, de los cuales aun 2 (los más importantes) pueden verse en analógico y digital mientras que los otros ya solo pueden verse por cable o TDT. Además de los canales generalistas, posee canales específicos para públicos particulares; por ejemplo BBC four mezcla programas de arte y ciencia, además de películas en habla no inglesa. Este canal estaría dirigido para un público de alto nivel cultural. También posee BBC Channel, un canal dirigido para niños y CBeebies dirigido para niños menores de 6 años; BBC Parliament donde se emiten los plenos de las sesiones de los distintos parlamentos de los países integrantes de Gran Bretaña.

Los canales que completan su oferta son canales de noticias y canales donde ver los contenidos de las cadenas generalistas en HD 1080 real. Además posee canales por todo el mundo coproduciendo con otros medios. Todos los canales deben ser independientes en temas de política o asuntos de interés general.

Estos canales no emiten necesariamente las 24 horas, si no que ajustan sus horarios a las horas en las que puedan captar más público; por ejemplo, no tendría sentido la emisión de los dos canales para niños a altas horas de madrugada.

Respecto a la financiación de la BBC, existe un impuesto o canon de 145 libras anuales para quienes poseen cualquier equipamiento capaz de reproducir o grabar contenidos.

Es un modelo que tiene gran aceptación entre la población ya que pagan unas 11 libras mensuales por una televisión de calidad; el intento de no pagar este canon esta penado por la ley. Dicho ingreso de más de 3000 millones de libras anuales representa el 77,5 de sus ingresos totales.

También se financian mediante sus filiales y los canales internacionales de los que es copropietario, además de  la venta de programas, libros o formatos, además de los alquileres de sus estudios a otras entidades.  

El sistema de Estados Unidos

El PBS (Servicio público de divulgación) es la cadena de televisión pública en los Estados Unidos y no tiene ánimo de lucro. Fue creada en 1969, mucho más tarde que su homóloga inglesa. PBS es realmente una red de televisiones públicas que cuentan con 169 licencias de las cuales  86 son de organizaciones comunitarias, 57 de colegios o Universidades, 20 de autoridades estatales y 6 de autoridades locales o municipales.

Las distintas filiales pueden comprar a la PBS los contenidos que quieran, y por lo tanto esto es causa que haya una gran cantidad de contenidos de índole local y dirigidos a un público específico.

Respecto a la financiación, recibe del gobierno federal 571 millones de dólares, lo que supone aproximadamente un gasto de 1.30 dólares por americano cada año. Esto es únicamente un 15% del total de la financiación de la cadena. Otro pequeño % de la financiación proviene de patrocinios privados. Entonces cabría preguntarse de donde viene el grueso del dinero de la cadena: la respuesta son las donaciones privadas y los telemaratones (podemos observar cómo en algunas series o películas se suele hacer burla de este hecho).

En este modelo la financiación modela en parte los contenidos, pues quienes programan las emisiones han de tener en cuenta que si sus contenidos no son atractivos para el ciudadano probablemente no donarán en la próxima colecta. También es cierto que gracias al modelo, pueden optar por no usar publicidad y no verse obligados a emitir un determinado programa o serie por un interés privado. Esta televisión responde al sistema de vida comunitaria y participativo norteamericano, ajeno en lo posible a los mecanismos del poder público (Gabriel Mario Santos Villareal, 2008).

La televisión pública en Estados Unidos, al igual que todas las que vamos a tratar en esta nota de investigación, se está viendo afectada por los recortes de presupuesto debido a la época de crisis económica en la que nos hayamos inmersos, y por ello los republicanos insistieron en su última campaña electoral, en que si la televisión pública quería seguir viviendo, tendría que adaptarse y comenzar a emitir anuncios para así conseguir más financiación.

Francia e Italia

Puesto que estos modelos no son innovadores, si no que se fijan en uno de los modelos mayoritarios anteriores, los trataremos de forma menos profunda.

En Francia la televisión pública posee 4 canales:

-France 2: es el buque insignia y cadena generalista

-France 3: canal de información territorial mediante desconexiones

-France 5: canal educativo

– Arte: canal cultural que emite para Francia y Alemania.

Al gerente de la televisión pública lo elegían hasta 2007 el CSA a través de la Asamblea Nacional, pero cuando Nicolas Sarkozy obtuvo mayoría absoluta cambió las normas para que fuese el ejecutivo quien eligiese directamente al director de ente público. Cabe destacar que en 1987 se privatizó la cadena pública que más audiencia tenia (un 40% de media) y más antigua del país, estando hoy en día muy relacionada con la derecha francesa. Con la llegada al poder de Hollande, se ha vuelto al antiguo sistema de elección de gerentes mediante el consejo de administración, elegido anteriormente por la asamblea.

El caso italiano es si cabe el más interesante y polémico, por las constantes críticas a su imparcialidad y sus contenidos de baja calidad. Actualmente la RAI (Radiotelevisione Italiana) posee 11 emisoras de radio y 13 canales de televisión. Con 12.000 trabajadores son los líderes de audiencia de Europa si se suman todos sus canales de televisión.

El consejo de administración esta compuesto por 9 miembros, de los cuales 7 son elegidos por una comisión parlamentaria y 2 son impuestos directamente por el ministerio de economía ya que son el accionista mayoritario; más del 99% de las acciones pertenecen al estado. Al presidente del consejo de administración, debe votarle 2/3 de la comisión parlamentaria de vigilancia de la RAI. Se dice que la televisión pública italiana, porque este presidente del consejo solo puede ser uno de los dos candidatos elegidos “a dedo” por el ministerio de economía.

Respecto a sus contenidos, poseen canales generalistas y semigeneralistas, además de canales especializados en cultura, música, público infantil o deportes.

En lo relacionado con la financiación de las cadenas públicas, usan el modelo inglés de cobrar un canon a los residentes en Italia que posean un televisor; este canon ronda un precio de 110 Euros al año. También emiten publicidad y tienen acuerdos comerciales para completar su financiación.

El caso de España

La televisión pública en España está gravemente enferma. Se podría acusar de que hacemos  un juicio de valor con esta acusación, dentro de nuestro intento de análisis comparativo e imparcial de los distintos modelos. Pero realmente está enferma y esto nos lo pueden decir los datos de audiencia. La audiencia de TVE con todos sus canales ha caído hasta mínimos históricos.

Antes de seguir intentando descubrir las causas de esta perdida de audiencia, hagamos un análisis tal como hemos hecho con los otros países.

La televisión pública en España nace en 1956 siendo en principio el único canal disponible (Wikipedia 2013). Desde 1956 hasta hoy, y con la irrupción del TDT, la televisión pública cuenta en España con los siguientes canales:

-TVE1: cadena generalista.

-TVE2: con contenidos de tipo cultural y espacios reservados para las minorías  y desconexiones territoriales para informativos.

-24 horas: canal de noticias.

-Clan: canal que nació para un público infantil pero se ha readaptado emitiendo algunas series.

-Teledeporte: con el objetivo de eliminar los deportes de TVE1 se crea este canal dedicado exclusivamente al deporte. Pese a su creación los acontecimientos deportivos más importantes siguen emitiéndose en la cadena principal.

La financiación viene desde 2010 del estado, pues en una reforma de la televisión pública se decidió no emitir publicidad, algo que para algunos hace que sea menos independiente. Además España es uno de los pocos países donde no se cobra un canon a los ciudadanos para mantener la televisión y la radio públicas.

En cuanto a los contenidos, la televisión pública en España nunca ha sido independiente, pues Presidente director general era elegido directamente por el poder ejecutivo. En 2006, el presidente Zapatero, en un intento de hacer realmente independiente la cadena cambia el modo de elección y propone que este sea elegido por 2/3 de la cámara o mayoría simple en segunda votación. Sin embargo, este avance quedó en nada cuando el gobierno conservador el 20 de noviembre de 2006 vuelve a cambiar la ley, reduciendo el número de cargos ejecutivos, y adjudicándose de nuevo el poder de elegir al director de la cadena ellos mismos. Se puede decir que se vuelve a una legislación parecida a la de antes de 2006.

Conclusiones

Tras elaborar esta breve nota de investigación comparando los principales modelos de gestión de la televisión pública, podemos extraer algunas conclusiones.

Los motivos por los que una televisión pública puede funcionar bien o no, están relacionadas con sus contenidos (quién decide qué emitir) y con su financiación.

Tal como podemos observar, el sistema inglés con la BBC como buque insignia, ha sido premiado y alabado por técnicos y profesionales de distintos países y con distintas ideologías. Esto nos puede llevar a pensar que es gracias a la imparcialidad y la calidad de sus contenidos.

Por el contrario en el caso de España, Francia o Italia se observa que no tienen una tradición de imparcialidad, y pese a los esfuerzos de algunos gobiernos (como el de Hollande en Francia o Zapatero en España) por conseguir una televisión pública independiente y de calidad, los vuelcos en las urnas hacen que otros líderes no quieran prescindir del poder que da el control, ya no de una cadena, si no de hasta 13 como en el caso de Italia.

La falta de imparcialidad puede relacionarse directamente con la perdida de audiencias, pues por ejemplo se observa como en el caso de España, las audiencias y la opinión pública castigan a la televisión pública y sobre todo a sus informativos por la falta de imparcialidad en sus contenidos.

La otra conclusión que podemos extraer, es que los modelos de financiación también influyen en la calidad de la televisión pública. Pues se observa cómo el modelo de cobrar un canon a cada ciudadano, funciona mejor, pues la televisión pública no se ve azotada por la crisis económica. Sin embargo si depende totalmente de la publicidad o en el caso de España de la financiación del estado, estará sometida a recortes que haga por ejemplo que no se gaste dinero en producir una serie exitosa en audiencia.

Para finalizar, creo que todos los gobiernos deberían imitar el modelo inglés, pues se observa que funciona mejor que el resto, ya que tiene contenidos de mejor calidad además de ser un poco más inmune a los efectos de una crisis económica.

Referencias utilizadas

Arámbula Reyes, Alma y Gabriel Mario Santos Villarreal. 2008. “La televisión pública. Un acercamiento comparativo”. Centro de Documentación, Información y Análisis.

Bristish Broadcasting Corporation. 2013. “The story of the BBC, our public purpose and how we are funded”. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://www.bbc.co.uk/aboutthebbc/insidethebbc/whoweare/

Ecodiario.es. 2011. “Fran Llorente: “Hemos logrado que TVE sea independiente del Gobierno””. el Economista. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://ecodiario.eleconomista.es/television/noticias/3594433/12/11/Fran-Llorente-Hemos-logrado-que-TVE-sea-independiente-del-Gobierno.html

León, José Carlos. 2010. “¿Televisión pública o privada? Una cuestión cultural”. Cooking Ideas. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://www.cookingideas.es/%C2%BFtelevision-publica-o-privada-cuestion-de-cultura-20100819.html

Montes Fernández, Francisco José. 2006. “Historia de Televisión Española”. Anuario Jurídico y Económico Escurialense. XXXIX pp. 637-696.

Ordoño, Gustavo Adolfo. 2012. “RTVE cae en picado en audiencia” Televisión by Suite 101. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://suite101.net/article/rtve-cae-en-picado-en-audiencia-a81129

Such, Marina. 2012. “Cómo funciona la televisión americana: el modelo de la PBS” Vaya tele. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://www.vayatele.com/modelos-de-negocio/como-funciona-la-television-americana-el-modelo-de-la-pbs

Vertele. 2012. “Francia, una televisión pública poderosa y la TDT cada vez en menos manos”. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://www.vertele.com/verteleworld/francia-una-television-publica-poderosa-y-la-tdt-cada-vez-en-menos-manos/

Wikipedia. 2013. “Televisión Española”. Obtenido el 30 de abril de 2013. http://es.wikipedia.org/wiki/Televisi%C3%B3n_Espa%C3%B1ola

Wikipedia. 2013. “France 2”. Obtenido el 30 de abril de 2013.

http://es.wikipedia.org/wiki/France_2

Anuncios

5 comentarios

  1. M. Abril · · Responder

    Estoy de acuerdo con tu análisis sobre los canales televisivos de algunos países europeos, si bien, el modelo inglés tiene algunos fallos, como que el pago del canon por consumir contenidos televisivos sea obligatorio, es decir, en la era tecnológica donde la ausencia de televisión es totalmente posible, tener que hacerte cargo de un pago de algo que posiblemente no disfrutes directamente y que dictamina sus contenidos es absurdo, por lo que, en pro de mejorar aún más sus galardones, deberían ofrecer un servicio a la carta donde sólo quien consuma pague. No obstante, esto sólo sería posible en países como en Reino Unido ya que en España, por ejemplo, se inventaría antes la artimaña que el pago para evitar al canon.

  2. Eleonora · · Responder

    Leyendo esta nota de investigación he intentado poner mi atención sobre las diferencias que he podido observar entre las televisiones italiana y española, en estos meses que he vivido aquí. Sobre la calidad de los contenidos de la televisión italiana quiero decir que en los ultimos años hemos observado un mejora, una diversificación, con especialización de los programas (por ejemplo dirigido a los jovenes, que son los mayores consumidores de televisión) sobre todo en los canales RAI. Mediaset, existente en España también, presenta un repertorio de contenidos muchos más bajo y sin calidad. Una diferencia, debida, me imagino, al hecho de que en Italia se debe pagar un absurdo canon de 110euro cada año más alto, está en la publicidad, increíbilmente larga en España. Mediaset presenta el mismo repertorio de programaciones televisiva en España como en Italia debido el hecho de tener el mismo proprietario.
    En la nota se dice que en el modelo inglés se paga un canon por un sercicio de calidad mientras que en Italia el servicio de calidad todavia debemos que entender que es! Y se debería impedir la influencia del gobierno en este asunto!

  3. Alejandro · · Responder

    Como dice el compañero Carlos, la falta de imparcialidad es un problema grave en una televisión pública. Atenta contra los derechos de los ciudadanos que están pagando este servicio de información. En mi opinión es muy importante que existan medios de comunicación financiados públicamente, al igual que en el resto de servicios públicos, porque como hemos aprendido a través de la historia, y de los conocimientos adquiridos en esta asignatura, los medios de comunicación privados son capaces de influir en el poder político (en la agenda política). Con esta capacidad, los medios de comunicación pueden servir a intereses privados y acabar poniendo estos intereses en el medio público. Por ello, según mi opinión, a pesar de los malos ejemplos que tenemos en nuestro país de la gestión de un cadena de información pública, ésta debe existir siempre y debemos ser capaces de generar los cambios necesarios para que la información pública mejore.

  4. Lucas Piquet · · Responder

    Con el ejemplo de Francia, es muy interesante ver como ha sido fácil cambiar la legislación para que fuese el ejecutivo quien eligiese directamente al director de la televisión pública. Esa situación evidentemente nos recuerda un mass -media anclado en 1984, donde los medios refuerzan la legitimidad de lo dominante y aprovechando la ocasión consolidan su propio peso mediante una relación de colusión manifiesta. Así, tenemos que permanecer aun más vigilante, para mantener una televisión pública cuyo papel es precisamente informar la opinión pública de la manera la más objetiva posible. La ausencia total de tal medio no es deseable, como lo muestra el caso de Grecia donde el gobierno ha decidido suprimir las cadenas de televisión públicas.

  5. Fran Villamil · · Responder

    La verdad es que esta nota es muy interesante, porque pone varios asuntos sobre la mesa en relación al tema de las televisiones públicas (y por extensión, todos los medios de comunicación).

    Por un lado, la financiación tiene varias fórmulas, y no queda muy claro cuál de ellas puede ser la mejor. Si es pública, a través de un canon como muchos países europeos, ayuda a ser independiente de los vaivenes del mercado publicitario, pero no se hasta qué punto eso no conlleva atarse a lo que mande el ejecutivo, que es, al fin y al cabo, quien pone el dinero y diseña el presupuesto. Una opción sería poner por ley un presupuesto fijo ligado a alguna medida de crecimiento económico e independizar la televisión del gobierno. Los ingresos privados, por publicidad, conllevan más independiencia, pero pueden acabar convirtiendo a la televisión en una Telecinco más.

    Por otro lado, el tema del control y la rendición de cuentas tambien es interesante. ¿Quién decide los contenidos y el enfoque? ¿Un gerente “aideológico” o un delegado del gobierno? ¿Y quién controla a este gerente? Si se relaciona la buena gerencia con los resultados, se está obligando a conseguir audiencia. Y si los contenidos se fijan por ley y se “bloquean”, estamos condicionando esos contenidos al “momentum” ideológico del parlamento que escribe esa ley.

    Es un tema muy interesante y del que, supongo, sería muy bueno ver más investigación empírica (si la hay, no la conozco).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: