Mundo 2.0 y Política (Por Marina Abril Berodas)

El veintiséis de octubre de 1960, ochenta millones de ciudadanos estadounidenses se reunieron para ver el primer debate presidencial televisado entre el senador John Kennedy, quien partía con desventaja, y el vicepresidente Richard Nixon. Un análisis del contenido, sin incluir las imágenes, muestra un debate muy igualado, sin embargo, quienes escucharon el debate radiofónicamente dieron ganador al entonces vicepresidente, mientras quienes vieron, por un lado, al vicepresidente sudoroso y con claros signos de haber estado enfermo y por otro, al poco conocido senador de Massachusetts dieron como ganador a John Kennedy quien sería nombrado presidente de los Estados Unidos en enero de 1961 (Llaneras 2008; Webley 2010).

El siete de noviembre de 2012, Barack Obama posteó una foto abrazando a su mujer representando su recién conseguida victoria. Esa imagen cuenta con el título del tweet más retwitteado con 808.324 retweets y 301.624 favoritos (a 16/04/13), además hay que contar el impacto de quienes permanecieron neutros respecto a la imagen en Twitter, es decir, no la redistribuyeron, y quienes la vieron, pese a no tener Twitter, ya que fue televisada por lo que su impacto es claramente incalculable.

Estos dos hechos separados por más de medio siglo marcan dos hitos en la historia de la comunicación y la política, por lo que es necesario, ya que el análisis televisivo tiene una gran literatura debido a que es un medio ya instalado en el día a día, dilucidar cuál es la relevancia y los efectos de las redes sociales en la política.

Partiendo de las palabras de Trejo Delabre de 1998, sin medios no hay política y sin política no hay medios, aunque la relación entre ambos es desigual, de esta forma y tal y como José Luis González (2010) expone en su artículo, la vida de los medios cuenta con nuevos componentes, estos son redes (web 2.0), blogs y periodismo cívico. Las relaciones entre estos tres puntos, y respecto a los medios “antiguos”, son múltiples, pero, principalmente, sirven para que las noticias tratadas en lo real se filtren en lo virtual y aquello gestado o tratado en lo virtual salte a lo real, dicho de otro modo, el medio 2.0 es un nuevo soporte de ideas e historias que también tiene la capacidad de ser un filtro de noticias. Toda esta relación se soporta en la comunicación entre lo real y lo virtual. Sin esta comunicación recíproca y continúa todo desaparece.

Tomando las nuevas redes 2.0 y política y utilizando como introducción lo expuesto por Bustamante y Henríquez (2012) el uso de redes sociales, como Facebook o Twitter, no sólo se convierte en un lugar donde afianzar los conceptos e ideas de campaña sino en un altavoz de los debates presidenciales ya que los usuarios comentan y ayudan a difundir las iniciativas. Apostillando esto, cabe mentar, por un lado, que la televisión no ofrece la posibilidad de una comunicación bidireccional, que contempla a movimientos sociales o generadores de opinión pública diversos, entre ellos, antiguos como periodistas en la red y nuevos como blogueros de renombre (García, García y Varona. 2011), y, por otro lado, tal y como apunta Quintana Paz (2005), la televisión puede ser manipulada por la política, por lo tanto se deciden sus contenidos y, consecuentemente, se influye de una determinada manera en el público espectador. A modo de crítica personal, si bien, hasta ahora internet no tiene fronteras tangibles, las cuales tampoco existen en las redes sociales por lo que la información fluye libremente, sin límites pero tampoco revisiones, salpicando a todos aquellos que quieren tomar parte de ella.

Obama es el político que, por excelencia, ha sabido adaptarse al medio 2.0, ya que, pese a la crisis que ha rodeado a sus mandatos, goza de una gran popularidad que le ha velado desde antes de su inicio como presidente gracias al refuerzo de su figura pública en movimientos como “Moms for Obama”, un movimiento que acercaba a Barack Obama a la población femenina, y el que ejemplifica el uso de la red 2.0 y con visos a la población joven: Generation engage cuya base era la noción de que la actuación en redes sociales por parte de los políticos es algo clave si lo que se busca es el voto joven, dado que el éste se aloja en estas redes. Además, como sigue desgranando José Luis González (2010), dada la carga audiovisual que rodea nuestro día a día, es vital para cualquier figura pública estar al tanto de las redes sociales en pro de expresar sus ideas, opiniones, versiones y decisiones.

Por otro lado, y como explica Aballa, otra de las claves de Obama, fue la creación de contenidos dirigidos a la implicación y la participación de los ciudadanos, el ejemplo más visible, fue su eslogan que dejaba un amplio camino para la intervención, además, como recogen Zamora y Losada (2011) la sociedad actual mezcla lo racional con lo emocional motivo por el cual hay que apelar a ambos sentidos bien sea a la hora de captar un voto como a la hora de vender unas zapatillas.

Además, hay que crear un sentido de pertenencia, Obama fue capaz de recoger esto y exponerlo en un eslogan “yes, we can”, este mensaje fue expuesto tanto verbalmente por el que fuese todavía candidato, como online, y no sólo dentro de la campaña, sino que después también al convertirse en un eslogan recurrente. Esta recurrencia puede ser interpretada como una fidelización, una forma de vincular al candidato con la población, en búsqueda, si no lo había sido de un posible votante y, sobre todo, reflejando el mensaje de que el día a día es el que cuenta de cara a unas elecciones.

Moreno (2012) alega que la actividad política ha visto como Internet y las redes sociales han llegado para quedarse. La Red se ha convertido en un nuevo canal de comunicación con la ciudadanía, una útil herramienta para consolidar mensajes al tiempo que permiten moldear la imagen de los representantes para la opinión pública, aunque será el compromiso de los participantes políticos en estas plataformas la que determinará el éxito.

Los políticos españoles han decidido que no podían obviar las redes sociales en sus campañas electorales, pero, a diferencia del ejemplo Obama, el uso del medio 2.0 se produce de forma tardía y artificial y, de momento, su influencia en los resultados electorales está siendo nula. Salvo algunos casos contados, el uso que hacen los políticos de las redes sociales en España es oportunista.

El profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, José Luis Orihuela (2011), asegura que: “los medios sociales en una campaña electoral ya no pueden entenderse como una plataforma adicional para la distribución unidireccional de propaganda y mensajes precocinados, pues estar en los medios sociales hoy quiere decir estar dispuesto a escuchar, y a responder” (Abejón, Linares y Sastre. 2012) si bien, hasta ahora los políticos españoles, tienen un problema principalmente en su actuación, aunque quizá la palabra más correcta sea sobreactuación. Su participación en las redes sociales de los dirigentes españoles parece una obligación más que otra herramienta con la que conectarse con un nuevo público. La participación es de quienes desconocen el medio y sólo lo utilizan para retrasmitir la propaganda, la imposición de mensajes y la ausencia de diálogo que practican a menudo en sus partidos. Ni entienden ni creen en el medio (Barrio, 2012).

Pero las redes sociales no se han abierto sólo para los políticos profesionales sino que le han dado voz a quienes no tienen en los medios de comunicación un altavoz que exprese sus ideas. El ciberactivismo, como explica José Luis González, es una estrategia para formar coaliciones temporales de personas que, utilizando herramientas en Red, generan información y debate para que trascienda la blogosfera y, en situaciones proclives salga a la calle o se modifique de una manera susceptible el comportamiento de un número de personas. En el ciberactivismo, muchas veces no se tiene en cuenta ni la afiliación política ni la religiosa, sólo que haya vinculación entre los miembros que tienen en cuenta esa iniciativa política propuesta, como ejemplo de este ciberactivismo dentro de España, está 15M, denominado de otras maneras a lo largo del globo, Candón Mena (2011) dedicó parte de su tesis doctoral a este movimiento social el cual se puede definir como un movimiento híbrido, es decir, se sustenta en el medio real y virtual utilizando ambas herramientas para desvincular el movimiento de cualquier cuestión que lo limite, como puede ser la cuestión territorial, además, las propuestas son visibles a todos los usuarios que las consulten, además de ser votadas, criticadas, etc.

Finalmente, ¿qué pasa exactamente con los espectadores y participantes de estas redes sociales? Tal y como revela Peñamarín (2008) los usuarios de los medios, y en especial de las redes sociales, ven como todos los aspectos de su vida, desde el trabajo hasta el ocio están salpicados por el mundo virtual, siendo éste un nuevo punto para crear colectividades y para tener nuevas referencias de opinión, como pueden ser los bloggers y, por otro lado, también surge otra cuestión, es decir, toda la variedad de medios y de suministradores de información, lo cual supone una multiplicidad de focos de interés y asuntos cuyo resultado es una constancia de información que, finalmente, puede resultar en una separación de la realidad en tanto en cuanto se pierde la noción de relevancia y despoja al hecho de una dimensión histórica y, a corto plazo, un recuerdo en la memoria.

A modo de conclusión, cabe mentar que hay cuestiones televisadas, al igual que cuestiones dentro de las redes sociales, que permanecen dentro de su medio sin saltar al otro, si bien, la repercusión que puede tener la televisión en las redes sociales y viceversa es aún desconocida debido a la fuerza que van adquiriendo las segundas con el paso del tiempo.

Siguiendo con esto, aunque las redes sociales sean el suministrador principal de la gran cantidad de información también son las culpables de que un hecho tenga que tener mucha repercusión para impactar y ser identificado después del primer momento, es decir, ser recordado.

Retomando el hecho de que sean el suministrador principal, hay que debatir si la característica principal, esto es, un suministrador de información sin filtros tenga más parte de libertad de acceso a la información deseada, lo cual supone que sea una fuente que acabe eliminando la disonancia cognitiva o, visto desde otra perspectiva, que suponga sólo una fuente de desconocimiento o de conocimiento parcial.

Y, revisando a los ejemplos, Obama en particular y los políticos españoles en general, debería instruirse de cierta manera a la clase política española y no sólo dejarla que copie lo que se lleva a cabo en las superpotencias ya que la copia del mensaje sin entender el medio carece de sentido. Además, dada la participación de los políticos y de sus generadores de mensajes, por ejemplo, Nuevas Generaciones del PP, debería prestarse más atención a los usuarios de las redes para así poder adecuar de alguna manera el mensaje. Además, por otro lado, deberían de cuidarse las formas, ya que, aunque todavía sin una relevancia excesiva, el uso de redes sociales y aparatos tecnológicos para el ocio en momentos de trabajo, supone una mala imagen tanto del político, como por extrapolación del partido, pero también del resto de sus representados.

Referencias

Aballa, Josep María. “Obama, yes we can: Un caso que explica las principales claves del éxito de Obama, así como el nuevo rumbo del marketing para empresas y organizaciones.” Mk-r Marketing partners: Whitepaper nº6 (http://www.mk-r.es/whitepapers.php)

Abejón Paloma, Virginia Linares y Ana Sastre. 2012. “Facebook y Twitter en campañas electorales en España.” Anuario Electrónico de Estudios en Comunicación Social Disertaciones”, Nº5 Vol. I Artículo 7.

Barrios, Elena. 2012: “Políticos en redes sociales: ¿Es posible la conversación?” Más poder local. Nº12 Páginas 24-31

Bustamante González, Bastián y Gabriel Henríquez Múñoz. 2012: “Campañas digitales: ¿branding o participación política? El rol de las redes sociales en la última campaña presidencial chilena.” Revista Más Poder Local, nº12. Departamento de Comunicación Política e Institucional de la Fundación Ortega-Marañón. Madrid

Candón Mena, José. 2011: Internet en movimiento: nuevos movimientos sociales y nuevos medios en la sociedad de la información.” Memoria para optar al doctorado en la Universidad Complutense de Madrid. Tesis dirigida por Don Félix Ortega Gutiérrez.

García Antonio, Isabel García y David Varona. 2011: “Incidencia de las redes sociales vs cibermedios, en las elecciones en España, 2011” Revista venezolana de información, tecnología y conocimiento Año 9 Nº2 PP11-29

González, José Luis. 2010: “La base electoral de Obama, redes sociales virtuales y reales: los casos de generation engage y moms for Obama.” Revista Mediterránea de Comunicación. Número 1. Páginas 25 a 35

Llaneras Francisco. 2008: “Por qué ganó Kennedy el primer debate televisivo de la historia” Obtenido el 16 de Abril de 2013 (http://www.ensilicio.com/2008/02/por-que-gano-kennedy-el-primer-debate-televisado-de-la-historia.html)
8
Orihuela, José Luis. 2011: “Políticos en campaña y redes sociales.” Obtenido el 28 de Abril de 2013 (http://www.ecuaderno.com/2011/04/16/politicos-en-campana-y-redes-sociales/ )

Peñamarín, Cristina. 2008: “¿Hay vida política en el espacio público mediatizado?” CIC cuadernos de información y comunicación vol. 13 61-78

Trejo Delabre, Raúl. 1998: “La política por otros medios” Razón y Palabra, Nº 12 Webley Kayla. 2010: “How the Nixon-Kennedy debate changed the World.” Obtenido el 16 de Abril de 2013 (http://www.time.com/time/nation/article/0,8599,2021078,00.html)

Zamora, Rocío y José Carlos Losada. 2011: Hacia una integración de su dimensión racional y emocional” Cuadernos de información Nº 29 Volumen II Páginas 9-24

Anuncios

4 comentarios

  1. Christina Ledda · · Responder

    La participación por los políticos en el medio 2.0 desempeña un papel importante. Como la nota dice, es una oportunidad para comunicar con un nuevo público. En el Social Web, como Facebook o Twitter, puede empezar un concurso entre políticos y la sociedad y una comunicación multidireccional.
    Pero el problema es, que muchos póliticos no están acostumbrados con el medio 2.0. Como el presidente de Austria, Werner Faymann, que tiene una presencia en el medio 2.0 muy criticada. Comentarios no profesional, titulares sobre amigos comprados en Facebook y posts inadecuados siguieron a un perfil satírico “Werner Failman”. El político ha rotado mucho de su credibilidad con su cuenta en Facebook y volvió al monigote.
    Los políticos tienen muchas posibildades con el medio 2.0. Como Obama, que posteó la foto con su mujer, los políticos pueden lograr una intimidad con su audiencia y empezar una nueva forma de comunicación donde todos tienen la posibilidad de expresarse. Pero como el ejemplo de Faymann muestra, una competencia especial es imprescindible.

  2. Cristina García Estévez · · Responder

    Hace un tiempo realicé un trabajo en el cual exponía el primer ejemplo que has presentado, la imagen que se presente en televisión es un 80% de los resultados que obtengas, en este caso, ser el presidente de los Estados Unidos. ¿Qué credibilidad le daríamos si en el caso de España viéramos aparecer a nuestro queridísimo presidente en chándal? aún menos…
    Respecto al apogeo de las redes sociales, han hecho mella en la política como bien dices dando lugar a una comunicación bidireccional, lo que agrada a los ciudadanos que pueden transmitir cierta idea a un determinado político pero, por otro lado los políticos también se ven favorecidos. Esto es así, porque lo usan como medio de sondeo. Aún así, creo que la desconfianza de quién estará detrás de esas cuentas, no se les da el uso y aprovechamiento que se les debería de dar. No deja de ser una estrategia más, usada para transmitir sus ideas. La política se adapta a los nuevos medios de comunicación pero considero que puede ser un arma de doble filo si no hacen un buen uso de ella, tanto en las ideas que exponen como en mantener las interacciones.

  3. Antonio Liebana · · Responder

    La característica por la que creo que son eficaces las redes sociales es porque acercan al político al electorado. Las personas tienen la posibilidad de ver que es lo que piensa en “el día a día” su político de turno. Es otra estrategia de publicidad y de venta de imagen política más cercana.

    Lo mismo pasa en el consumo, las redes sociales son utilizadas como un programa de fidelización de clientes. Los mítines políticos televisados dejan paso a la cobertura mediática de la vida política virtual. Cada vez vemos más noticias acerca de las reacciones que han producido un determinado comentario hecho por un político que noticias de actos oficiales. Los tiempos cambian, lo que no sabría decir es si a mejor.

  4. Shalazar · · Responder

    Hola.

    Me ha alegrado mucho encontrarme con una nota tan actualizada y con referencias tan actuales. Me he “quedado sin palabras”. Es, ciertamente, un análisis muy acertado de las formas actuales de política y de las respuestas que se dan en la red.

    Es importante respaldar la idea de viralidad que se ha visto a lo largo del texto. Internet es compartir, opinar, copiar, llamar la atención. Internet crea una red y saber manejarlo es un factor clave para salir beneficioso de una campaña a través de las redes.

    Vale la pena invertir recursos, desde el plano público, en la publicidad a través de Internet y las redes sociales. Internet es el presente (y, probablemente, el futuro más cercano) y, quién lo domine, dominará la opinión pública a nivel internacional.

    Un saludo y felicidades por la nota.
    -Helena Juliá Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: