La opinión pública francesa y la homosexualidad (Por Alicia García Rodríguez)

El 6 de mayo de 2012 el socialista François Hollande ganó la segunda vuelta de las elecciones a la presidencia de Francia con un programa electoral que, entre otras cosas, prometía el derecho al matrimonio y a la adopción de las parejas homosexuales[i]. Primero, en noviembre del mismo año, el Gobierno aprobó la ley del matrimonio homosexual[ii] y, más tarde, fue aprobada por la Asamblea Nacional[iii] y el Senado[iv], en febrero y abril de 2013 respectivamente.

Durante estos meses los medios se han hecho eco de multitudinarias manifestaciones tanto a favor como en contra del matrimonio gay. Así, el 13 de enero se convocó una manifestación en contra que aglutinó a 340.000 personas según la policía (800.000 según los organizadores)[v], el 24 de marzo otra manifestación de la misma índole hizo marchar a 300.000 personas según la policía y a 1,4 millones según los organizadores[vi]. Desde el otro bando, 125.000 desfilaron a favor de la nueva ley el 27 de enero de 2013[vii].

A la vista de estas cifras es inevitable deducir que el pueblo francés es más bien reacio a la equiparación de derechos de los homosexuales pero ¿es esto cierto? ¿Puede un país de tradición laica rechazar con tanto ahínco una cuestión de igualdad? ¿O simplemente la égalité se ha pasado de moda? En esta nota de investigación se pretende descubrir cuáles son las verdaderas opiniones sobre la homosexualidad en Francia y con qué sectores de población se corresponden cada una de ellas.

Sin embargo, antes de comenzar con el análisis de la población francesa, sería interesante esbozar cómo es Europa ante la homosexualidad. Para ello he escogido los países que, por tamaño o proximidad, pueden parecerse más a Francia. Los datos han sido extraídos de la Encuesta Mundial de Valores, concretamente de la ola 2005-2007. La variable elegida preguntaba si la homosexualidad era justificable y daba al entrevistado la posibilidad de elegir un número del 1 al 10, donde 1 era “nunca justificable” y 10 “siempre justificable”.

Gráfico 1. Porcentaje de respuestas de 1 a 4 ante la pregunta de si la homosexualidad es justificable. 

Imagen10

Fuente:  Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Mundial de Valores (2005).

En el gráfico 1 se puede ver, en primer lugar, que únicamente un cuarto de la población francesa rechaza la homosexualidad y que, en general, los ciudadanos europeos son bastante tolerantes. Aún así, Italia se desmarca de la tendencia del resto, con un 65% de personas que ven la homosexualidad como injustificable, probablemente debido al catolicismo y a la influencia del Vaticano.

Para el análisis más minucioso de la situación francesa, he elegido la Encuesta Social Europea del año 2010, utilizando como variable principal la que enuncia “Gays y lesbianas deben sentirse libres de vivir su vida como deseen” y que pide al encuestado que indique en qué grado está de acuerdo con esa afirmación (1- Muy de acuerdo, 2- De acuerdo, 3- Ni de acuerdo ni en desacuerdo, 4- En desacuerdo y 5- Muy en desacuerdo). Para que la variable sea más fácilmente manejable he decidido recodificarla en tres valores: 1- De acuerdo, 2- Ni de acuerdo ni en desacuerdo y 3- En desacuerdo.

Gráfico 2. Respuestas a la afirmación “Gays y lesbianas deben sentirse libres de vivir su vida como deseen”.

Imagen11

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Social Europea (2010).

Lo primero que llama la atención es que, al comparar con los resultados de 2005 (gráfico 1), parece que la sociedad francesa ha tendido hacia la aceptación de la homosexualidad y ya son menos del 10% los que dicen estar en desacuerdo con la homosexualidad, mientras que el 82% se muestran de acuerdo con la afirmación.

Visto esto, ya se ha descubierto que la población de Francia tolera ampliamente a los homosexuales pero, ¿quiénes son ese 17%  que no está de acuerdo con que los gays vivan su vida de la forma que quieran?

De acuerdo con Quiles del Castillo et al. (2003), los prejuicios están relacionados con el autoritarismo ya que, a mayor autoritarismo mayor odio hacia los exogrupos. Por otro lado, Herek (1984-1988, a través de España Albelda et al. 2001) defiende que las variables a tener en cuenta para estudiar la homofobia son la religiosidad, el sexo, las ideología tradicionales respecto a la familia y al género y el hecho de conocer a otros homosexuales. Así, he elegido las variables a partir de lo dicho por estos autores, aunque he dejado fuera la relativa a conocer a otros homosexuales debido a la falta de datos.

En relación al autoritarismo he escogido, en primer lugar, una variable que pregunta por el grado de acuerdo con la afirmación “Aquellos que no cumplen la ley deberían recibir penas más duras”. Aunque la variable tenía cinco valores, (desde “muy de acuerdo” hasta “muy en desacuerdo”) la he recodificado en tres: “de acuerdo”, “ni de acuerdo ni en desacuerdo” y “en desacuerdo”. Según lo dicho anteriormente, aquellos que se muestren más a favor de endurecer las penas sentirán menos aprecio por los homosexuales.

Tabla 1. Tabla de contingencia Gays y lesbianas deberían sentirse libres de vivir su vida como deseen*Aquellos que incumplen la ley deberían recibir penas más duras.

Imagen12

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Social Europea (2010).

La tabla 1 deja ver que los franceses son bastante autoritarios, pero eso no los convierte en homófobos. No obstante, se puede observar una pequeña diferencia entre la aceptación de los más y menos autoritarios.

La siguiente variable que se va a tomar como independiente está relacionada con la tolerancia hacia los exogrupos, concretamente hacia los inmigrantes. Así, cuanto menos gusten los inmigrantes, menos gustarán los homosexuales. En esta ocasión se pide al encuestado que señale, de 0 a 10, si los inmigrantes hacen del país un lugar peor (0) o mejor (10) para vivir. Para que resultase más cómodo trabajar con ella he agrupado los valores en tres categorías distintas: “peor” (anteriormente 0, 1, 2 y 3), “ni mejor ni peor” (4, 5 y 6) y “mejor” (7, 8, 9 y 10).

La tabla 1 deja ver que los franceses son bastante autoritarios, pero eso no los convierte en homófobos. No obstante, se puede observar una pequeña diferencia entre la aceptación de los más y menos autoritarios.

La siguiente variable que se va a tomar como independiente está relacionada con la tolerancia hacia los exogrupos, concretamente hacia los inmigrantes. Así, cuanto menos gusten los inmigrantes, menos gustarán los homosexuales. En esta ocasión se pide al encuestado que señale, de 0 a 10, si los inmigrantes hacen del país un lugar peor (0) o mejor (10) para vivir. Para que resultase más cómodo trabajar con ella he agrupado los valores en tres categorías distintas: “peor” (anteriormente 0, 1, 2 y 3), “ni mejor ni peor” (4, 5 y 6) y “mejor” (7, 8, 9 y 10).

Tabla 2. Tabla de contingencia Gays y lesbianas deberían sentirse libres de vivir su vida como deseen*Los inmigrantes hacen del país un lugar mejor o peor para vivir.

Imagen13

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Social Europea (2010).

En este aspecto también se pueden observar diferencias entre los que dicen que los inmigrantes empeoran la vida en el país y los que no tienen problemas con ellos, aunque estas siguen siendo poco importantes. De nuevo, se pone de manifiesto que la homosexualidad es algo casi completamente aceptado en Francia.

Uno de los factores nombrados por Herek es la religiosidad, ya que las religiones mayoritarias condenan la homosexualidad. Para comprobar cómo se relacionan ambos factores he utilizado la famosa pregunta de grado de religiosidad, a la que se contesta con un número de 0 (nada religioso) a 10 (muy religioso), aunque recodificada de la misma forma que la anterior. Los tres valores recodificados son “nada religioso” (0, 1, 2 y 3), bastante religioso (4, 5 y 6) y “muy religioso” (7, 8, 9 y 10). Aunque parece una división muy simplista, hay que tener en cuenta que Francia es un país célebre por su laicidad y el 50% se posicionó en la opción “nada religioso”.

Tabla 3. Tabla de contingencia Gays y lesbianas deberían sentirse libres vivir su vida como deseen*Religiosidad.

Imagen14

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Social Europea (2010).

Resulta sorprendente que incluso los que se incluyen entre los muy religiosos siguen acumulando un 68.9% de tolerantes hacia los gays y lesbianas. Como en los anteriores casos, se sigue notando que las respuestas difieren aunque, como siempre, continúan siendo una clara minoría.

Herek también menciona la importancia de las ideologías tradicionales respecto a la familia y a las mujeres. Para analizar la relación entre este factor y la homofobia he seleccionado una variable que pregunta por el grado de acuerdo con que los hombres tengan más derecho a trabajar que las mujeres si el trabajo escasea. En principio esta variable tenía cinco valores, desde “muy de acuerdo” hasta “muy en desacuerdo”, pero la he transformado en tres: “de acuerdo”, “ni de acuerdo ni en desacuerdo” y “en desacuerdo”.

 Tabla 4. Tabla de contingencia Gays y lesbianas deberían tener derecho a vivir su vida como quieran*Los hombres tienen más derecho a trabajar que las mujeres si el trabajo es escaso.

Imagen15

Fuente: Elaboración a partir de datos de la Encuesta Social Europea (2010).

A pesar de que la mayoría de los franceses rechaza esa afirmación, un tercio de los encuestados no se mostró en desacuerdo con ella. Es sobre todo en el grupo de los que opinan que las mujeres tienen menos derecho al trabajo donde menos se aprecia a los homosexuales pero, como en los análisis anteriores, la mayoría siguen mostrándose de acuerdo con la afirmación sobre los homosexuales. No obstante, destaca el porcentaje referente a los que no aprueban la homosexualidad, mucho más alto que en casos anteriores: 23.5%. Aún así, la frecuencia es únicamente 78, de un total de 1713 casos, por lo que es probable que se haya distorsionado por el bajo número de individuos que han elegido esas dos opciones.

El último de los factores señalados por Herek es el sexo, indicando que las mujeres suelen ser más tolerantes que los hombres aunque, en general, cada sexo muestra más simpatía por los homosexuales de sexo contrario.

Tabla 5. Tabla de contingencia Gays y lesbianas deberían sentirse libres de vivir su vida como quieran*Sexo.

Imagen16

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la Encuesta Social Europea (2010).

Como en los casos anteriores, se puede notar que hay algunas diferencias dependiendo del sexo del encuestado pero la aceptación sigue siendo mayoritaria.

A la luz de estos análisis, se puede decir que Francia no veía la homosexualidad como un problema en 2010 y, aunque las opiniones han podido cambiar en el transcurso de estos tres años, no es demasiado probable que los cambios hayan sido tales como para ser considerado un país homófobo.

Entonces, si la sociedad francesa acepta prácticamente de pleno la homosexualidad, ¿por qué da la impresión de que la opinión pública está indignada por la aprobación del matrimonio igualitario?

Por un lado, hay que tener en cuenta que Francia no atraviesa su mejor momento en lo que a la economía respecta, con 3, 2 millones de parados[viii] y siendo incapaces de cumplir las metas de déficit[ix]. Sin embargo, dado que François Hollande todavía no lleva un año en el Gobierno, la oposición, formada en su mayoría por el partido Unión por un Movimiento Popular (UMP), no puede hacer reclamaciones en materia económica, pues aún hay tiempo de inculparles. Así, los conservadores se han decantado por hacer frente a Hollande en la causa del matrimonio gay.

Además hay que recordar que Francia tuvo hace pocos años conflictos con otra  -fobia, cuando estallaron las manifestaciones violentas en 2005 por el descontento de la población joven inmigrante. Estas manifestaciones llevaron a la sociedad a conectar las ideas violencia e inmigración, y a pensar que éstas amenazaban la soberanía y la seguridad del Estado (Lara Salinas 2006). Así, según Lara Salinas, la sociedad creó un enemigo, “para legitimar la discriminación y la exclusión y poder negar realidades con las que las élites no se sienten a gusto” (2006: 218). De esta forma, la sociedad se centró en los inmigrantes como enemigos en lugar de preguntarse por qué se creaban guetos y desigualdades en su país. Esto remite a lo que ocurre en Francia hoy en día, con problemas mayores que el hecho de que las personas del mismo sexo se casen o no, pero con una opinión pública distraída que no sabe muy bien dónde poner su atención.

Por el otro lado, se trata de una mentira. El 21 de abril de 2013, el periódico Le Monde publicó un artículo titulado “Detrás de la gran ilusión de la Manifestación para todos” (Samuel Laurent), sustentado sobre una investigación acerca de las treinta y siete asociaciones[x] que encabezan el movimiento. Lo primero que llama la atención es que únicamente quince de esas treinta y siete tienen existencia oficial, mientras que las otras veintidós existen solamente en Internet y siempre vinculadas a Manifestación para todos. De hecho, nueve de ellas no tienen página web o son exclusivamente páginas de Facebook.

Otro aspecto llamativo es la omnipresencia de la religión, con diecinueve de esas asociaciones relacionadas con algún movimiento religioso, a pesar de la presentación de la Manifestación para todos como algo laico y apolítico.

Tras haber comprobado todo esto, parece claro que el grueso de la población francesa no orienta sus preocupaciones principales hacia la homosexualidad, sino que la acepta. Sin embargo, la opinión pública ha construido un enemigo homosexual que pretende, por una parte, minar la concepción tradicional de familia y, por otra, vulnerar los derechos de los niños al negarles el tener un padre y una madre, intentando desviar la atención de lo que realmente acontece en Francia.


[i] Programa electoral de François Hollande http://es.scribd.com/doc/79434607/Projet-Presidentiel-Francois-Hollande Pág 20, punto 31.

[x] http://www.lamanifpourtous.fr/fr/qui-sommes-nous/les-associations-coordinatrices

Referencias

European Social Survey. 2010. Base de datos. Disponible en:

http://ess.nsd.uib.no/ess/round5/

Herek, G.M. 1984. “Beyond “homophobia”: a social psychological perspective on attitudes towards lesbians and gay men”. Journal of Homosexuality. Vol. 10 pp 2-17. A través de España Albelda et al. 2001. “La homofobia en el medio universitario. Un estudio empírico”. Cuadernos de medicina psicosomática y psiquiatría de enlace. Nº 57 pp. 41-55.

Lara Salinas, Ana María. 2006. “Migraciones internacionales, seguridad y xenofobia: los límites del modelo francés de integración”. Oasis. Nº 12 pp. 209-227.

Laurent, Samuel. 2013. “Derrière la grande illusion de la “Manif pour tous”. Le Monde. 21 de abril. Obtenido el 29 de abril de 2013. http://www.lemonde.fr/societe/article/2013/03/21/manif-pour-tous-la-grande-illusion_1850515_3224.html

Quiles del Castillo, M. Nieves et al. 2003. “La medida de la homofobia manifiesta y sutil”. Psicothema. Vol 15 nº 2 pp. 197-204.

World Values Survey. 2005. Base de datos. Disponible en:

http://www.wvsevsdb.com/wvs/WVSData.jsp.

13 comentarios

  1. M. Abril · · Responder

    “Liberté, égalité, fraternité”…es muy interesante cómo transformas un lema que representa a un país en las tres palabras que pueden transformar a quienes les rodean en enemigos a los que asestar una puñalada. Aún es más interesante tras el trasfondo de los datos como una mayoría prefiere mantener la atención distraída respecto a temas tan importantes como la solvencia económica de un país sólo para mantener su status aunque ello suponga destrozar la descripción arcaica del estado, no obstante, a mí parecer, y a colación con el ejemplo de otra fobia que pones, me parece que sin ayuda de los medios de comunicación, la opinión pública debería responder a los problemas reales y no a los amplificados.

  2. Eleonora · · Responder

    En esta nota de investigación está muy claramente representado un ejemplo de como se puede manipular la opinión pública.
    Alicia utiliza datos que están al alcance de todos para demostrar que la población francesa no es homofóbica sino que tranquilamente acepta los homesexuales, exactamente lo contrario de lo que podemos entender a través de los medios.
    Lo que está representado es que los media influyen totalmente sobre la percepción de la realidad: leyendo articulos de prensa sobre este tema me habría hecho la idea de que la mayoría de la población francesa no acepta las decisiones, cerca este tema, del gobierno; leyendo la nota de Alicia puedo entender como la superficilidad me habría engañado. Los medios intentan convencernos para provocar un comportamiento que es lo que ellos quieren. Creo que es fundamental saber leer e interpretar los aconteciemientos con un ojo crítico, saber consultar varias fuente de informaciones porque lo que falta es la objecividad.

  3. Así que no era cierto. Supongo que la estrategia de los medios no iba dirigida sólo a la población francesa pues como podemos corroborar esa falsa creencia también llegó a España y todo el mundo puso las manos en la cabeza, incluso algún españolito aprovechó el momento para continuar con esa competitividad informal que existe con el país vecino y se jactó de ser moderno por vivir en un país donde el matrimonio homosexual ya lleva un tiempo vigente. La estrategia mediática por tanto fue sólo ofrecer imágenes y no datos sobre la opinión pública francesa, imágenes de manifestaciones de un pequeño porcentaje de la población y ningún dato de los expuestos en esta nota, que por otra parte sí considero que son algo inaccesibles para la población en general. No obstante, este es un ejemplo de tantos otros sobre las noticias y es perfecto para mostrar los intereses que hay detrás de los medios y las élites políticas. Aún así se puso de nuevo en la mesa el debate sobre la homosexualidad y pienso que desde ese punto de vista es positivo, así que lanzo una pregunta como espectadora influenciada por estas noticias, ¿no será la lucha por el matrimonio homosexual un retroceso en lugar de un avance? Quiero decir, si el matrimonio es una institución obsoleta hoy día, ¿no tendría que estar el debate centrado en la “eliminación” del mismo y no en si los homosexuales pueden optar por formar parte de ese arcaísmo?

  4. Cristina García Estévez · · Responder

    Primero me gustaría comentar el caso de Hollande… considero que fue desafortunado poner en el centro del debate el tema del matrimonio homosexual, o en su defecto haberlo dado otro enfoque. ¿Por qué proponer una cuestión que desde la propia propuesta ya cuestiona la igualdad? No considero que sea el tema más importante entre los franceses con la situación que asola a Europa en general y a Francia en concreto, y como Alicia menciona al final de la nota de investigación, el matrimonio homosexual no es la principal preocupación en Francia.
    En segundo lugar, los medios de comunicación provocaron un amplio revuelo al dar la “vuelta a la tortilla” y mostrar una imagen xenófobos de Francia, lo cual supuso un impacto y ha sido noticia a lo largo de los meses pasados en noticias de periódicos como “El País”. La facilidad de manipulación y estrategias utilizadas son tan eficaces que como podemos comprobar, pensamos lo que quieren que pensemos.
    Para finalizar, decir que estoy completamente deacuerdo con Aída en que el matrimonio es una institución obsoleta, cuando para empezar, en Francia se están dando más divorcios que matrimonios y más parejas de hecho que un enlace matrimonial, así que ¿por qué enfocar el tema de la homosexualidad desde una entidad simbólica tradicional? El trasfondo tradicional, y en cierto modo conservador da solamente pinceladas de ideas progresistas

  5. Alicia García · · Responder

    ¿Pero por qué no queréis que los homosexuales tengan los mismos derechos que los heterosexuales? ¿Que se producen muchos divorcios? Pues que los gays y lesbianas puedan casarse y divorciarse también. El matrimonio, más allá de su simbolismo, es un contrato que hace la vida en pareja mucho más sencilla a la hora de tener hijos o de que uno de los miembros fallezca y no veo ningún motivo para negar el acceso a estos beneficios a una parte de la población.

  6. Soy francesa y estuve en España cuando ocurrió todas estas manifestaciones en Francia. La verdad es que fue muy sorprendida de esas reacciones, Desde que llegué a Francia, he intentado pensar un poquito sobre esto. Creo que hay dos factores: el primero es el agenda setting: económicamente, no es genial la situación, las perspectivas por los jóvenes son muy pocas, Hollande, después un año como presidente tiene una impopularidad bastante importante…. fijar la atención de los medios en estos acontecimientos puede ser una manera de distraer a la gente y que ellos no se preocupan del resto de los asuntos. Otra cosa es que la derecha clásica (UMP) se divise mucho durante los elecciones; una parte respecto a su ideología derecha clásica (liberalismo económico, conservadores moderados), la otra parte (la de sarkozy) volvió lo que llamamos la derecha liberada, con un discurso muy cerca del de la extrema derecha, con homofobia, arabo.fobia etc, así estoy muy de acuerdo con esta afirmación: cuanto menos gusten los inmigrantes, menos gustarán los homosexuales.Creo que estas manifestaciones y tal fueron tambien simptomas de una derecha dura que intenta de renacer y se centran sobre un asunto como fuente de solidaridad entre derechistos , catolicos etc… Pues vamos a ver que van a hacer estos grupos de movimientos sociales en los meses siguientes

  7. Carlos García · · Responder

    Queda claro con tu investigación que la sociedad francesa no está en contra de los homosexuales. Se puede observar que todo es una bomba de humo (una buena bomba de humo, pues ha cumplido su función). Estos falsos debates se crean para desviar la atención sobre las cosas realmente importantes, o simplemente para crear algo con lo que atacar a los gobernantes. Pero para eso estamos los sociólogos, que podemos desmentir o dar veracidad a determinadas afirmaciones mirando unas pocas encuestas.

  8. Christina Ledda · · Responder

    Este caso muestra, como movimientos políticos y temas en los periodicos afectan a la sociedad. Homofobia siempre existió en Francia pero no tan grave como en los últimos tres años. Pero por tantos discusiones sobre el matrimonio igualitario la violencia crece.
    Quizás es un efecto de priming. En todos periódicos se puede leer mucho sobre el nuevo ley y también algunas personas como el papa ponen una posición en contra de la homosexualidad (http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/15/internacional/1371293702.html, 15.06.2013).
    Además creo que una sociedad siempre busca a culpables cuando la situación económico o político está mal en el pais y que la disciminación crece en esas situaciónes.
    Es increíble que una discusión y un discurso sobre el matrimonio igualitario en este tiempo pueda provocar tanto odio y violencia y yo no puedo imaginar porqué todavia personas asumen un cargo que apoyan la homofobia y el odio en países.

  9. Fran Villamil · · Responder

    Está claro que la opinión pública no se decanta en contra de la homosexualidad, por lo que debería de haber alguna explicación detras de esas manifestaciones tan grandes.

    Yo diría que tiene que ver con la capacidad organizativa de las asociaciones que respaldan la homofobia. Aunque no lo he corroborado en ningún momento, es posible que asociaciones religiosas o políticas (de derecha o extrema derecha) estén detras de las convocatorias, y precisamente ese tipo de asociaciones tienen una estructura organizativa más fuerte. En ese sentido, una posible explicación podría venir de que, simplemente, la movilización ha sido más fácil, y por tanto, la convocatoria ha sido más exitosa.

    De cualquier manera, esta sería una hipótesis que habría que probar. Tanto el hecho de que las manifestaciones estén respaldadas por asociaciones religiosas y de derechas, como el hecho de que este tipo de asociaciones tengan estructuras organizativas más eficientes (ya sea por una jerarquía más fuerte o por mayor participación de los miembros).

  10. Hugo González · · Responder

    ¡Bravo! Me parece una nota de investigación muy acertada en todo lo que dice y en la forma en que lo dice: en ningún momento se plantea que los datos sean mentira y, partiendo de esa base, intenta explicar por qué se produce esta especie de anomalía en la sociedad francesa.

    Muy acertadas considero también las variables tomadas de Heek para comprobar cuáles son los grupos que sí podríamos considerar homófobos. No obstante, considero que a la hora de hacer las tablas de contingencia habría sido interesante calcular el estadístico Chi-cuadrado para ver cuáles eran, finalmente, las variables que tenían una relación significativa con la variable dependiente que medía la tolerancia con las formas de vida de gays y lesbianas.

    En cuanto al contenido de la nota, me parece un buen ejemplo para ver la influencia y el poder que pueden tener los medios de comunicación a la hora de distorsionar la realidad de forma tal que Francia pueda parecer un país homófobo.

  11. Antonio Pane · · Responder

    El tema de la Homosexualidad hoy en dìa parece desatar muchos debates .
    Cada paìs , segùn sus propias raìces , hace fruente a este tema en manera diferente . Como es claro , las diferencias historicas y culturales afectan mucho sobre los pensamientos .
    Se nota por ejemplo , en una de las tablas , que los juicios de los italianos sobre la justificabilidad de la homosexualidad son casi todos a favor de rechazarlos . Esto claramente tiene a que ver con la historia y con la cultura del paìs , donde el Estado del Vaticano siempre ha afectado mucho sobre los pensamientos de la gente . En lugar de eso , hay paìses mucho màs tolarentes , ejemplos de hasta que punto los seres humanos se acostumbran a las circustancias .
    Ejemplo claro en una otra de las tablas , donde se nota el cambio de los ciudadanos frances que de que rechazaban la idea de la Homosexualidad se han covertido en a favor .
    Lo que pienso al final es que vivimos en un siglo moderno , lleno di contextos y situaciònes sociales diferentes . Por lo tanto , lo justo serìa tolerar y respetar las diferencias y las libertades de los demàs en medida que los demàs respeten nuestra libertad .

  12. Violeta Arnau · · Responder

    De sobra es sabido que los medios de comunicación manipulan la información en interés de los grandes grupos y élites. Sin embargo, no deja de sorprenderme leer ejemplos concretos en que esto sucede. Tenemos en este artículo un importante ejemplo de manipulación mediática y que además ha tenido mucho impacto e influencia en los países vecinos, y dentro del mismo.
    Cuestionarse hoy día, la legalización del matrimonio homosexual me parece algo impensable, y sin embargo ocurre. Así mismo, pienso que es un tema de choque generacional. Una de las variables que se comentan en el artículo es el contacto con homosexuales (aunque por la falta de datos no es analizada en profundidad), y ciertamente me parece una variable bastante importante. Echando mano de la imaginación sociológica, podemos deducir que entre los sectores más jóvenes de población es donde existen mayores números de individuos que se declaran homosexuales, y por tanto se trata de un fenómeno más generalizado entre la gente joven.
    Habría que ver la evolución de unos años a esta parte de la aceptación hacia el colectivo homosexual, y tratar de inferir dicha actitud en el futuro. No me cabe duda de que la aceptación y por tanto en reconocimiento de iguales derechos llegará en un futuro próximo. Mientras tanto, la manipulación seguirá existiendo, así como los sectores contrarios a este reconocimiento.

  13. Shalazar · · Responder

    Hola.

    Como ya se ha visto en diversos apartados, la opinión pública es la que decide que problemas sociales son visibles para la población. El caso de Francia es realmente curioso: se pone frente a la población un problema (el matrimonio homosexual), pero que, sin embargo, no recibe la atención esperada.

    Los medios, por lo tanto, han puesto cierto hincapié en vislumbrar un contramovimiento minoritario como, realmente, un problema clave de la sociedad.

    Sin duda, ha sido muy interesante conocer un poco más de lo que se habla en los medios internacionales. Es decir, ver la opinión pública del pueblo francés.

    Un saludo.
    -Helena Juliá Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: